La historia del vino.

Todos en algún almuerzo, fiesta, cena o simplemente en una junta de amigos nos hemos topado con una botella de vino. Desde que somos pequeños nuestros padres y abuelos solían disfrutar una buena comida con una copa de vino, de a poco lo fuimos probando y la mayoría de nosotros lo adoptamos como un gusto adquirido que no puede faltar en nuestra mesa.

Pero, ¿Sabemos la historia del vino?, ¿De dónde viene? o ¿Quién lo creó? Aquí en 3BU repasamos toda la información para sacar todas esas dudas.

El vino nace de la fermentación de un zumo de uvas que se produce gracias a la acción de las levaduras que poseen los hollejos de las uvas y su nombre “vino” viene del latín “vinum”. 

Su descubrimiento aún es un misterio, pero se cree que viene desde los griegos oinos e incluso del sánscrito vêna. Por lo mismo algunos aseguran que los griegos fueron los pioneros. Y por otro lado, los romanos se jactaban de impulsarlo a través de representaciones del Dios Baco (Dios del vino). 

Existe también una leyenda que cuenta que una mujer que había sido recientemente expulsada por un sultán de un harén cercano. Y ella muy desesperada y deprimida por lo acontecido encuentra un racimo de uvas olvidado bajo los rayos del sol, que se había fermentado solo. La mujer pensó que si comía de aquellas uvas, moriría, y por eso decidió comerlas. Lo que pasó después fue algo inesperado, ya que no tan solo disfrutó del dulce jugo de uvas, si no que también volvió donde el sultán, que al verla con tanta vitalidad y hermosura, decidió aceptarla nuevamente en su harén.

Es muy probable que las uvas existan desde antes del advenimiento del ser humano. Existen muchas noticias sobre el vino que provienen de culturas que habitaron del Mar Caspio, en la Edad Antigua.

En conclusión, la historia del vino seguirá siendo un gran misterio, pero nosotros, independiente de su origen, seguiremos disfrutándolo y consumiendolo cada vez que la ocasión lo amerite.