¿Sabías que el champagne y el espumante son distintas bebidas?

Si bien el champagne y el espumante son bebidas que provienen del vino, tanto su preparación como su sabor los convierten en productos distintos.

Pero a pesar de ser diferentes, es muy fácil confundirlos e incluso pensar que son lo mismo. En ocasiones, esto se debe a que ambos poseen décadas de existencia y analogía paralelas, ya que sus creaciones parten aproximadamente en la misma época.

Para muchas personas son los complementos ideales para celebrar o compartir un momento especial y único. La textura burbujeante, el sabor refrescante y la luminosidad del color oro que tienen estas bebidas, los han convertido en los dos vinos más populares del mundo hace años, otorgándoles un espacio en los hogares y paladares de las personas.

 Ahora te preguntaras ¿Si son tan semejantes, que es lo que los hace distintos?

Algunas personas piensan que encontrar la diferencia entre el champagne y el espumante es algo, que sólo puedes conocer a través de un taller de catas, pero en realidad no es así, ya que existen algunos elementos claves que te pueden ayudar a diferenciar estas bebidas, uno de estos y el más sencillo es el que te contamos a continuación.

El champagne, es un vino espumoso que se remonta al siglo XVII, en una región de Francia llamada Champagne.  Fue en esta región donde se produjo el conocido champagne bajo unas estrictas restricciones en su creación, algunas de estas son: la uva que utilizan es seleccionada y cultivada con precisión en las tierras francesas, algunas de las cepas son: Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay. A esto se le suma, el procedimiento de producción del producto, el cual es solo uno (una cuidadosa cosecha, selección de uvas y prensado, convierten al jugo de uva en un vino base que pasa por una segunda fermentación, para luego descansar por un mínimo de 15 meses en una misma botella), lo que lo vuelve una bebida única. Además, se ha de considerar que la Unión Europea le cedió al país los derechos de elaboración, es decir, la propiedad de procedencia del champagne, es decir, “un vino espumante puede ser champagne, pero un espumante solo puede ser champagne si está hecho en Francia”

En cambio, el espumante es un vino que puede crearse en distintos lugares del mundo utilizando diversos tipos de uvas, pero el sabor que se obtiene de la recolección de la uva, también se ve influido por el ensamblaje y la carbonatación de la fruta, lo que permite crear y experimentar una amplia carta de variedades.

Estas son algunas de las características básicas que te pueden ayudar a distinguir un champagne de un espumante. Si este artículo te llamó la atención y aun continuas con dudas, te invitamos a conocer la versatilidad del espumante a través de nuestro taller para catas de espumantes, con nuestros anfitriones.

https://3bu.cl/catas-y-degustaciones/68-cata-de-espumantes-con-romina.html