Un empleado feliz es más productivo.

Hoy en día las empresas deben preocuparse de crear un ambiente de trabajo adecuado, de manera de que sus empleados se sientan felices y cómodos en este ambiente, lo cual genera claros beneficios para la organización. 

¿A qué se debe esto? A que las personas, al estar felices, poseen más energía para realizar las tareas que se les asignen, lo cual se traduce en un aumento de la eficiencia y eficacia, se vuelven más comprometidos y motivados. Y esta felicidad no solo impacta en la productividad, sino que también en las vidas personales de estos.

Esta felicidad se logra a través de la suma de diversos factores entregados por los altos cargos de la empresa, como lo son la remuneración, los beneficios, la flexibilidad, el ambiente laboral, el reconocimiento de logros, el crecimiento dentro de la organización, la entrega de confianza, etc.

Por lo tanto, es fundamental que dentro de las compañías exista este objetivo, conseguir empleados felices, que se sientan a gusto dentro del ambiente, y que, por lo tanto, aporten un mejor rendimiento en la empresa.

Existe un término conocido como ROI de la felicidad en el trabajo, el cual consiste en el retorno de la inversión en la felicidad de los empleados de la empresa, en donde se puede ver claramente que las empresas más rentables son aquellas que invierten más en capital humano, permitiendo la felicidad de sus colaboradores, y el retorno reflejado en beneficios para la empresa, aumento de ventas, de ganancias, y, por lo tanto, de crecimiento empresarial.