¿Vamos a un after office?

Mantener la vida laboral y la personal en equilibrio, es un reto para muchas personas.

Es evidente que las jornadas laborales son extensas y agotadoras, lo que en muchas ocasiones provoca estrés, angustia y ansiedad en la vida personal de los funcionarios, impidiéndoles tener una vida balanceada.

Para evitar generar ambientes laborales densos, muchas empresas e incluso los mismos trabajadores, han optado por unirse a la tendencia del famoso after office o afterwork, ¿Te suena? Si no es así, te contamos que esta es una estrategia y alternativa creada para hacer networking y estrechar relaciones tanto laborales como personales, instancias ideales para conocerse entre funcionarios, compartir una cena y desconectarse del trabajo.

Estas juntas han logrado que diversas personas puedan compartir un gusto en particular, ya sea una comida, bebestible, música, cine, etc. En muchas ocasiones se llevan a cabo en: restaurantes, hoteles, pub, discotecas, una instalación deportiva, e incluso desde la virtualidad.

Lo que muchos no saben, es que estas instancias recreativas después de la jornada laboral ayudan a crear vínculos donde antes no existían, fortalecer la interacción y la capacidad de trabajar en equipo, son algunas de las características que muchas empresas luchan cada día por ganar y mantener, pues es un valor adquirido que ayuda a las empresas a crecer en reputación, imagen e identidad ¿Te preguntarás por qué? Pues la estabilidad de un grato ambiente laboral, ayuda a que las organizaciones crezcan y se produzca una identidad dentro de la comunidad que es transmitida a los consumidores. 

¿Y tú a qué esperar? Reúne a un grupo de trabajo y vivan la experiencia after office. 

Crece, relájate, interactúa y valora tu comunidad laboral.