Kombucha, la bebida prehistórica.

La kombucha es una bebida fermentada, que utiliza como base elaboración el té verde o negro, a la cuál se le añade llevadura, bacterias y azucar, y se deja fermentar durante un par de semanas, entregandole un sabor entre ácido y dulce, dependiendo de la infusión que sea utilizada. 

Se dice que esta bebida ayuda a mejorar la salud, pero la evidencia sobre esto es muy baja, lo que sí posee sustento son sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas, gracias a que es una bebida llena de probióticos. 

Lo curioso de esta bebida, es que su proceso de elaboración es similar al de la cerveza y el vino. Pero, la fermentación de la kombucha apenas genera alcohol, por lo que no es considerada una bebida alcohólica. 

Además, esta bebida trae múltiples beneficios para quienes la consumen:

  • Facilita el proceso digestivo
  • Fortalece la flora intestinal
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Contiene vitamin B y C
  • Es una excelente fuente de minerales
  • Es bajas en calorías

Aunque es un bebestible que hace poco comenzó a ser popular entre la gente, esta bebida fue muy conocida en la antigüedad, donde muchas culturas elaboraban bebidas y alimentos en base a la fermentación, con el fin de mantener la durabilidad de estos, como el yogurt, el vino, la cerveza, etc.